19/12/17

Alzheimer: ¿Por qué la mayoría de los pacientes son mujeres? [19-12-17]

 
Alzheimer: ¿Por qué la mayoría de los pacientes son mujeres?

Investigaciones buscan las posibles respuestas a este fenómeno

Casi dos terceras partes de los estadounidenses con  Alzheimer son mujeres,  y ahora  científicos cuestionan  la suposición, por mucho tiempo sostenida,  de que  se debe a viven más que los hombres.

Un indicio preocupante es  que  un notorio  gen  relacionado con el Alzheimer tiene un impacto mayor sobre las mujeres que sobre los hombres. El mes pasado, la Asociación de Alzheimer,  reunió a 15 prominentes científicos  para preguntarles qué es lo que se conoce acerca del riesgo de las mujeres.

“Hay muchas cosas que no se comprenden y que no se conocen. Es hora de que hagamos algo sobre el particular”, dijo  María Carrillo, directora del área científica de la asociación.

Más allá de la longevidad.  Un informe reciente de la asociación   calcula que a la edad de 65 años, las mujeres tienen 1 entre 6 la  oportunidad de desarrollar Alzheimer durante el resto de sus vidas, comparado con 1 entre 11, para los hombres.

La parte complicada  es determinar  cuánto de esta disparidad se debe a la longevidad de las mujeres o a otros factores.

“Es cierto que la edad es el factor de riesgo más grande para desarrollar el mal de Alzheimer”, dijo la profesora de University of South Carolina, Roberta Diaz Brinton, quien presentó datos sobre las diferencias de género este año.

Pero, dijo ella, “por término medio, las mujeres viven  cuatro o cinco años más que los hombres, y nosotros sabemos que el Alzheimer es una enfermedad que empieza  20 años antes del diagnóstico”. Así de temprano el daño celular puede empezar  silenciosamente.

Brinton investiga  si la menopausia puede ser un punto de inflexión  que haga a ciertas mujeres vulnerables. Aunque comience a gestarse, existen  pruebas  de que una vez el Alzheimer se ha diagnosticado, las mujeres podrían empeorar con más rapidez; los escanes muestran un achicamiento  más rápido de ciertas áreas del cerebro.

Pero la investigación genética da la prueba más sorprendente de una diferencia de sexo. Investigadores de la Universidad de Stanford analizaron  historiales médicos de más de 8,000 personas para una forma de gen llamado ApoE-4,  conocido por incrementar el riesgo de Alzheimer.

Las mujeres portadoras de una copia de esa variante del gen tenían alrededor del doble de probabilidad de  desarrollar Alzheimer que las mujeres sin el gen,  mientras que el riesgo de los hombres era incrementado solo levemente,  reportó el año pasado el Dr. Michael Greicius, de Stanford.

De otra parte, datos de un prolongado  estudio de salud de Framingham, Massachusetts, sugieren que, debido a que más hombres mueren de ataques cardíacos  en su mediana edad, aquellos que  sobreviven más allá de los 65 años podrían tener corazones más saludables, lo que provee alguna protección para el cerebro.  Muchos de los mismos factores -obesidad, colesterol alto, diabetes-  que dañan las arterias  son también riesgos de Alzheimer.

De cerca.  Amy Shives, de 57 años, de Spokane, Washington,  recuerda cuando su madre  empezó a mostrar síntomas  de Alzheimer. Pero no fue hasta  después de su propio diagnóstico  hace unos pocos años  que Shives  miró las estadísticas de género.

Shives,  quien se encuentra en las primeras etapas  de Alzheimer, que la atacó en una edad más joven de lo usual comenta que  "el impacto sobre nuestras vidas  y en las de nuestros familiares es extraordinario".

Ella señala otra carga desproporcionada: Alrededor del 60% de los que cuidan a los pacientes de Alzheimer son mujeres.

“Mis hijas están en sus veintes, y yo ya estoy enferma”, dice preocupada.  “Es muy estresante para ellas  pensar en el momento en que su madre va a necesitar su ayuda".

¿Qué hay sobre las hormonas?    Hace años, un  estudio descubrió  que la terapia de estrógeno  después de los  65 años  podía incrementar el riesgo de demencia, aunque investigación posterior demostró que el reemplazo de hormonas al inicio de la menopausia  no era ningún problema.

18/12/17

Té verde contra el Alzheimer [18-12-17]

.
Té verde contra el Alzheimer

El té verde digerido protege el cerebro contra el desarrollo del Alzheimer y otras formas de demencia, además de ayudar a evitar el cáncer, ha revelado un estudio reciente, realizado por científicos de la Universidad Newcastle de Inglaterra.

Hasta ahora, se había constatado que los componentes de este té eran buenos para el organismo, pero se desconocía el efecto de ellos tras la digestión, proceso en que los alimentos pueden perder algunas propiedades.

Según los investigadores, el presente estudio ha demostrado que cuando el té verde es digerido por las enzimas presentes en los intestinos, las sustancias químicas resultantes son incluso más protectoras de lo que lo son las del té verde no digerido.

En pruebas llevadas a cabo en laboratorio, se expusieron células a diversas concentraciones de compuestos de té digerido. Así, se comprobó que estas concentraciones evitaban que las toxinas a las que se expusieron las células las destruyeran.

8/12/17

La comunicación en el Alzheimer: 10 consejos para hablar con el paciente [8-12-17]

 
La comunicación en el Alzheimer: 10 consejos para hablar con el paciente

Los tips aplican también para los casos de personas con otro tipo de demencia



“La comprensión y la producción del lenguaje son dos aspectos fundamentales de la vida cognitiva y de nuestra condición humana. Nos permiten, a través de sonidos y letras, comunicar ideas, deseos y pensamientos, es decir, construir estructuras complejas y crear vínculos sociales. Es el ingrediente fundamental de nuestra vida mental”, explica la licenciada Sandra Vanotti, neuropsicóloga de INEBA.

Por este motivo, este aspecto resulta vital en el caso de las personas que sufren de algún tipo de demencia.

Puntualmente, hay que tener en cuenta que la comunicación en los pacientes con demencias causadas por Alzheimer u otro tipo de deterioro cognitivo se encuentra perturbada por la influencia de trastornos del comportamiento como la ansiedad, la apatía, la depresión, la desinhibición, las falsas identificaciones e ilusiones, y las ideas delirantes.


Tips para comunicar

A su vez, si existen trabas en este aspecto, esto afecta los vínculos sociales y, sobre todo, los familiares del enfermo, volviendo fundamental para su entorno contar con una serie de pautas para poder mejorar la comunicación con la persona enferma.

Por este motivo, Vanotti recomienda:

1. Acercase a la persona de frente y lentamente.

2. Utilizar un lenguaje sencillo.

3. Emplear frases cortas.

4. Hablar despacio y claramente.

5. Usar un tono de voz bajo.

6. Eliminar ruidos de fondo.

7. Utilizar preguntas sencillas.

8. Motivar a que la persona se exprese.

9. Ayudar a la persona a darse a entender.

10. No hablar por la persona.

7/12/17

7 consejos para prevenir la demencia


7 consejos para prevenir la demencia
7 consejos para prevenir la demencia

Cómo mantener tu cerebro sano a medida que envejeces, de la mano de la American Stroke Association.

muyinteresante.es

Un estudio de la American Heart Association / American Stroke Association expone siete medidas que todos podemos llevar a cabo para mantener nuestro cerebro sano a medida que envejecemos y prevenir la demencia.

Con el tiempo, nuestras arterias tienden a quedar atascadas con depósitos de grasa y otras toxinas. Este proceso lleva el nombre de aterosclerosis, y es un factor de riesgo para patologías como la enfermedad renal crónica o la  enfermedad coronaria. En ocasiones, la aterosclerosis puede conducir a ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

Los consejos, publicados en la revista Stroke, subrayan el hecho de que muchos de los factores que aumentan el riesgo de aterosclerosis también pueden perjudicar la salud cognitiva con el paso del tiempo.

"La investigación demuestra convincentemente que los mismos factores de riesgo que causan la aterosclerosis son también los principales contribuyentes a la vida tardía y la enfermedad de Alzheimer. Al seguir siete pasos sencillos, no sólo podemos prevenir los ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, también podemos ser capaces de prevenir el deterioro cognitivo", comenta Philip Gorelick, asesor del estudio.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores realizaron un metanálisis de 182 estudios científicos, buscando factores que pudieran ser "medidos, monitoreados y modificados", identificando siete métricas que creen que pueden mantener la salud del cerebro en niveles óptimos. Cuatro de éstos son "comportamientos ideales de la salud" y tres son "factores ideales de la salud".

Las conductas saludables recomendadas son: no fumar, mantener un alto nivel de actividad física, seguir una dieta saludable y mantener un peso saludable; los factores de salud son: mantener los niveles de presión arterial por debajo de 120/80 milímetros de mercurio (mm / Hg), los niveles de colesterol por debajo de 200 miligramos por decilitro (mg / dL) y los niveles de  azúcar en sangre en ayunas por debajo de 100 mg / dL.


Los 7 griales de la salud del cerebro

1. Controlar la presión arterial
2. Controlar el colesterol
3. Mantener el azúcar en la sangre en niveles normales
4. Estar activo físicamente
5. Llevar una dieta saludable
6. Perder peso extra
7. No fumar

Las siete métricas encontradas en el nuevo informe corresponden al llamado Life's Simple 7, un programa desarrollado por la American Stroke Association con el objetivo de promover la salud cardiovascular en toda la población.

"Las arterias que transportan sangre al cerebro pueden estrecharse o resultar dañadas, lo que puede conducir a la demencia. La buena noticia es que la gestión de los factores de riesgo puede mantener esas  arterias fuertes y marcar la diferencia para nuestra salud cerebral a largo plazo", confirma Gorelick.

Estas recomendaciones son particularmente importantes, señalan los autores, dada la prevalencia de demencia pronosticada en todo el mundo. En la actualidad, se diagnostican más de 7 millones de nuevos casos de demencia cada año, y en 2030, hasta 75 millones de personas podrían desarrollar tal condición.

22/11/17

La soledad podría duplicar el riesgo de padecer un tipo de demencia asociada al Alzheimer [22-11-17]


La soledad podría duplicar el riesgo de padecer un tipo de demencia asociada al Alzheimer

Los investigadores analizaron la asociación entre la soledad y la enfermedad de Alzheimer en 823 individuos con una edad media de 80 años

La soledad podría duplicar el riesgo de padecer un tipo de demencia asociada a la enfermedad de Alzheimer en años avanzados de la vida, según un estudio del Centro Médico de la Universidad de Rush en Chicago (Estados Unidos) que se publica en la revista Archives of General Psychiatry.

Los participantes pasaron por pruebas que incluían cuestionarios para evaluar la soledad, clasificaciones de demencia y enfermedad de Alzheimer, así como evaluaciones de su razonamiento, aprendizaje y capacidades de memoria, todo ello al inicio del estudio y anualmente durante cuatro años. La soledad fue medida en una escala del uno al cinco en la que las puntuaciones más altas indicaban una mayor soledad. Los datos fueron recopilados entre noviembre del año 2000 y mayo del 2006.

Al inicio del estudio, las puntuaciones medias sobre soledad en los participantes eran del 2,3. Durante el periodo de estudio, 76 individuos que desarrollaron demencia reunieron los criterios de la enfermedad de Alzheimer. El riesgo de desarrollar la enfermedad ascendió aproximadamente un 51 por ciento por cada puntuación de la escala de soledad, de tal manera que una persona con una soledad alta (3,2 puntos) tenía alrededor de 2,1 veces el riesgo de desarrollar enfermedad de Alzheimer que una persona con una baja puntuación (1,4).

Los autores del estudio explican que las autopsias realizadas en los 90 individuos que murieron durante el estudio no mostraron una relación entre la soledad y las características cerebrales de la enfermedad de Alzheimer.

Según los investigadores, los resultados sugieren que la soledad podría contribuir al riesgo de una demencia similar a la enfermedad de Alzheimer en los años avanzados de la vida mediante otro mecanismo diferente al de esta enfermedad y el infarto cerebral.

Los investigadores explican que el mecanismo que subyace al vínculo entre la demencia y la soledad no está claro aunque señalan que los sistemas neurales que subyacen a la conducta social podrían estar menos elaborados en las personas solitarias y, como resultado, ser menos capaces de compensar a otros sistemas neurales deteriorados por un trastorno neurológico asociado a la edad.

9/11/17

Pepe Olmedo: “La música es la mejor manera de combatir el alzhéimer” [9-11-17]

 
Pepe Olmedo: “La música es la mejor manera de combatir el alzhéimer”

El proyecto ‘Música para despertar’ se hace eco en las charlas TEDx Nervión River para dar a conocer una nueva técnica que utiliza la música como terapia


deia.com

¿Cómo se sentiría si de repente olvidase el nombre su hijo, de su pareja o de su mejor amigo? El alzhéimer es una enfermedad neurodegenerativa cada vez más común; tanto que algunos no dudan en considerarla la plaga del siglo XXI. A día de hoy y según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) 47 millones de personas de todo el globo lo padecen y está previsto que para 2050 este número se triplique hasta llegar a los 135 millones. Ante esta situación, Pepe Olmedo, un enfermero sanitario granadino de 27 años, ha conjugado sus conocimiento de psicología y música para tratar de mejorar la vida de estas personas. Así surgió el proyecto Música para despertar, que dio a conocer ayer en Euskadi gracias a charlas TEDx Nervión River, un evento cuyo objetivo es poner en valor y difundir esta clase de iniciativas y que, entre otros, cuenta con la colaboración de DEIA.

Música como terapia contra el alzhéimer. ¿Cómo se les ocurrió?

-Gracias a un vídeo que vi en Internet. En él aparecía una persona con la enfermedad del alzhéimer muy avanzada que, al ponerse los cascos con su música, le cambia todo: la cara, el humor, la actitud. Es una técnica que se está utilizando en Estados Unidos. Me dije que tenía que ponerlo en práctica en el Estado español y, cuando me cercioré de que funcionaba, pensé que esto tenía que saberse.

Todo ello gracias a que la memoria musical, ¿verdad?

-Así es, la memoria musical es de lo último que se atrofia. Podemos olvidar más fácil el nombre de un hijo o nuestra fecha de nacimiento que la letra de una canción. Con la capacidad de sentir emociones ocurre algo parecido. Aunque dé la impresión de que ni sienten ni padecen eso es mentira, porque sí que sienten: solo hay que aprender a llegar a ellos. En las fases más avanzadas la palabra no funciona, pero hay otras vías, como la música. La música sirve para sacar a la luz las emociones más profundas que uno lleva dentro y que, de otra manera, se mantienen en el olvido.

¿Cómo describiría las reacciones de los pacientes?

-Espectaculares. Están desorientados, porque no saben dónde ni con quién están. Lo único que quieren es sentirse como en casa. Y cuando pones la música abres esa puerta que les lleva a sus casas, a esos recuerdos. Lloran, ríen, bailan, cantan. Cuando das con una de sus canciones se les ilumina la cara. Es muy emotivo.

¿Tiene que ser algún tipo de música en particular?

-Sí: aquella que le guste al enfermo. Puede ser rock, pop, música clásica. Hablamos con la familia y amigos para averiguar sus gustos y, en el caso de que no se acuerden, vamos probando con la música de su tiempo. Sobre todo es importante aquella que les ha acompañado durante su juventud, porque son los momentos que más recordamos a lo largo de los años. En resumen, les buscamos esa banda sonora que les ha acompañado durante su vida.

¿Cuáles son los objetivos que se marcan con los afectados?

-Por una parte, ayudarles a recordar. Pero cuando hablamos del alzhéimer siempre olvidamos que no solo trae problemas de memoria, sino mucho más. Nerviosismo, agitación, agresividad. Hay gente que no deja de repetir las mismas palabras una y otra vez. Otros caminan durante horas, casi corriendo, aun cuando no saben a dónde van. Ante esos casos la práctica común es medicarlos. Pero la música también sirve para tranquilizarles y nosotros apostamos por ella. Además, nos permite trabajar muchas otras cuestiones, porque la música focaliza su atención.

¿Esta terapia sirve para todos los pacientes o se requiere algún perfil en concreto?

-Sirve para todos. En los casos más precoces, al ser más conscientes, hay otras alternativas terapéuticas. Nosotros le vemos una mayor utilidad en los casos más avanzados. Suelen estar más abandonados y tienen más problemas, como trastornos graves de comportamiento.

¿Es muy costoso implantar este tipo de técnicas en los centros?

-Para nada. Lo que más dinero cuesta es la formación, pero después solo se necesitan unos cuantos cascos y mp3 y la música. Comparativamente es mucho más barato y gratificante que los fármacos.

¿Entonces por qué no se implanta?

-Por el esfuerzo que ello requiere. A día de hoy la mayoría de los centros están colapsados. Para algunos profesionales, dedicarles a los pacientes un momento para ponerles sus canciones exige un esfuerzo superior a darles una pastilla. Pero nosotros no estamos de acuerdo con esa visión por muchas razones.

¿Por ejemplo?

-Las pastillas dejan a estas personas fuera de su ser, por no hablar de todos los efectos secundarios que producen. Además, con la música el trabajo de los profesionales va a ser mucho más gratificante, porque estará recompensado con unas emociones puras y, al estar los pacientes más felices y receptivos, te ahorras tiempo con los más reticentes a tomarse la medicación y que, muchas veces, no te queda otra que dársela por la fuerza. Lo mismo ocurre con otros temas, como la ducha o las comidas.

En definitiva, la música hace todo más sencillo.

-Totalmente. Habitaciones que normalmente están llenas de personas llorando o gritando de repente se convierten en conciertos a capela y en salas de baile. Que estas personas estén al final de su vida no significa que tengamos que olvidarnos de ellas. Hay que buscar nuevas herramientas y nosotros apostamos por la música.
 

2/11/17

Las madres que tienen Alzheimer podrían transmitir el riesgo a sus hijos [2-11-17]


Las madres que tienen Alzheimer podrían transmitir el riesgo a sus hijos

Investigadores señalan que la relación genética no se observó para los padres
 Las personas con madres que han tenido enfermedad de Alzheimer podrían estar predispuestos a la afección que destruye la mente, encuentra un estudio reciente.
La relación podría ser una disfunción en cómo el cerebro maneja el azúcar, algo que probablemente es genético y comienza años antes de que aparezcan los síntomas de Alzheimer, señalan los investigadores.

"En general, estos hallazgos muestran que sus cerebros no funcionan apropiadamente para comenzar, y el trastorno metabólico empeora con el tiempo", explicó la investigadora principal Lisa Mosconi, profesora asistente de investigación en psiquiatría del Centro para la salud del cerebro del Centro médico Langone de la NYU en la ciudad de Nueva York.

Hay evidencia de que tener un progenitor afectado por enfermedad de Alzheimer aumenta el riesgo de desarrollar la enfermedad entre cuatro y diez veces, apuntó Mosconi. "Sin embargo, no sabemos ni por qué ni cómo sucede. Nuestro estudio muestra por primera vez que los individuos cuya madre [está afectada] por enfermedad de Alzheimer podrían tener un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad porque sus cerebros no están utilizando la glucosa de manera eficaz", señaló.

Se tenía programado presentar los hallazgos el miércoles en la Conferencia internacional sobre la enfermedad de Alzheimer de la Alzheimer Association, en Chicago.

Para el estudio, el equipo de Mosconi utilizó escáneres TEP para evaluar el metabolismo de la glucosa en 66 individuos sanos. Algunos de los participantes tenían antecedentes familiares de enfermedad de Alzheimer, y otros no.

Los investigadores encontraron que la gente que tenía una madre que padecía de Alzheimer mostraba una reducción progresiva mucho más rápida en el uso de glucosa en áreas del cerebro afectadas por la enfermedad, en comparación con las personas cuyo padre padecía Alzheimer o con progenitores sin la enfermedad.

"En este momento, sólo podemos especular de que genes que se heredan de la madre podrían alterar el metabolismo cerebral", dijo Mosconi. "Necesitamos dar seguimiento a los sujetos durante periodos más largos para asegurar si las reducciones metabólicas están de hecho prediciendo un deterioro cognitivo".

El diagnóstico precoz es extremadamente importante, sobre todo mientras la gente aún o presenta síntomas y los tratamientos son más eficaces, enfatizó Mosconi. Apuntó que además, mantener una buena salud general ayuda a proteger la salud del cerebro.

"Esto incluye revisarse la presión arterial, los niveles de colesterol, los niveles de glucosa, la ateroesclerosis y el daño vascular en general, porque mejorar la salud cardiovascular es particularmente importante para también promover la salud cerebral", añadió Mosconi. "Si un individuo averigua que está en riesgo de desarrollar enfermedad de Alzheimer y no cuida su salud, ese es un buen motivo para comenzar a hacerlo de inmediato".

El Dr. Sam Gandy, presidente del Consejo asesor médico y científico de la Alzheimer's Association, considera que los hallazgos podrían resultar promisorios para la investigación farmacológica.

"Uno podría reunir a los hijos de madres con Alzheimer, dividirlos en un grupo de placebo y un grupo de evaluación de fármaco, y darles seguimiento con pruebas neuropsicológicas y escáneres cerebrales para ver si el grupo que recibe el fármaco experimenta un retraso en el inicio o prevención", planteó Gandy.

Greg M. Cole, director asociado de Investigación sobre la enfermedad de Alzheimer de la Facultad de medicina David Geffen de la UCLA, dijo que los hallazgos podrían ayudar en el diagnóstico.

"Nuestra mejor esperanza es detectar la enfermedad temprano y tratarla temprano", aseguró Cole. "Una manera de hacerlo es identificar a la gente con un riesgo genético significativo, pero sólo sabemos de un factor de riesgo común, el gen ApoE4", dijo.

Usando métodos de imágenes para dar seguimiento al uso regional de energía del cerebro, los médicos pueden detectar señales de Alzheimer en los que están en riesgo por el ApoE4 muchos años antes de desarrollar demencia, señaló Cole. Este estudio muestra resultados similares en la gente que tiene antecedentes familiares que no portan el factor de riesgo ApoE4, añadió.

"Esto es significativo porque aumenta la utilidad de las imágenes como herramienta para detectar la enfermedad temprano, no simplemente en aquellos que tienen una forma específica de riesgo genético", apuntó Cole. "Ahora hay que emparejar esto con ensayos clínicos sobre nuevos métodos de prevención".

30/10/17

Los pesticidas con DDT aumentan el riesgo de sufrir Alzheimer [30-10-17]


Los pesticidas con DDT aumentan el riesgo de sufrir Alzheimer

La ciencia no ha logrado esclarecer aún las causas de la enfermedad del Alzheimer, aunque su aparición en personas de avanzada edad se vincula con factores genéticos, ambientales y también con el estilo de vida. Un nuevo estudio publicado en la  revista JAMA Neurology afirma que la exposición prolongada a los pesticidas aumenta el riesgo de desarrollar este trastorno neurodegenerativo. En concreto, el trabajo habla de los productos elaborados con DDT, un compuesto cuyo uso ha sido prohibido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) a causa de su toxicidad, su persistencia en el medio ambiente durante décadas y su acumulación en el organismo de los seres vivos, incluido el ser humano.

La presente investigación, fruto de la colaboración entre científicos de las universidades estadounidenses de Emory y Texas, ha puesto sobre la mesa la incidencia de los factores ambientales en el desarrollo de la enfermedad. Los autores sometieron a análisis a 86 pacientes con Alzheimer y 79 personas sanas, y encontraron que los primeros tenían niveles significativamente más altos de DDE (el metabolito de larga duración del pesticida DDT) en su  sangre que las personas sanas. De hecho la cantidad de esta sustancia presente en el organismo de los enfermos en ocasiones llegaba  a cuadriplicar la de los sujetos del grupo de control.

El DDT fue utilizado de forma masiva como insecticida durante la década de 1940 en todo el mundo. A principios de este siglo, sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo calificó de sustancia moderadamente peligrosa y prohibió su empleo para proteger los cultivos. Sin embargo algunos países africanos continúan empleándolo por su probada eficacia en el control de plagas de mosquitos transmisores de malaria.

Según los investigadores, la medición de los niveles de DDE en el suero sanguíneo podría afianzarse como medida clínica para identificar de forma anticipada a las personas con riesgo potencial de padecer esta enfermedad.